Tan libre como el agua, y consentida,
levitan a su paso sentimientos
sobre las olas de sus pensamientos.
Custodian la travesía elegida.

El tiempo la alcanza, una corta huida,
de ola en ola, de cresta a valle, alientos
finales, buenos y malos momentos.
Fluye la vida buscando salida.

Las aguas del pasado ya han partido,
las cosas que ahora sigues recordando,
flotan sobre las aguas del olvido.

Cuando la pleamar nos va abrazando,
el presente agoniza sumergido,
las aguas del futuro, van llegando.