Mamá ¿quién soy?
Yo te conozco.

Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
desde donde me observas absorta
con la mirada huida,
detrás de tus ojos hace tiempo
que no habita nadie
pero estás viva y de cuerpo presente,
yo también te conozco
aunque tampoco sé quien eres.

A diario te abrazo y por dentro
maldigo esta demente orfandad.