Yo creía que nada te sabía,
pero hoy sé tan solamente que te amo.
Sé que hay luz recorriéndome las venas,
sé que voy a amanecer junto a tu día.
Y lo que no sé, dejó ya de importarme,
y lo que brota en mí, sé que no miente:
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.