Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
En el mar del ayer está esperando
el rostro enamorado de un amigo.
La música te trae a la memoria
violines y flores en las calles
que el tiempo ha borrado de la historia.
Otros rostros habitan nuestros valles.
El día llega a la ciudad nueva.
Gente distinta ahora la camina.
Es noche transparente del invierno.
Pero nada ocurre en vano. Lleva
en ti esa emoción que no termina:
aquello que tu amabas es eterno.