En las pálidas tardes de otoño
Observando el ocaso del sol,
Me viene el recuerdo de tu ausencia.
Sé que de amor me lleno dulcemente,
Por no caer en la nostalgia.
Y En voz a borbotones me derramo
Por no sucumbir a tu silencio.
Vacío que se ha apoderado de mí.