Si solamente me quedan los nombres
y de entre todos los nombres tu nombre,
«sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo».

Si tan solo puedo tener tu nombre,
si no me queda más nada de ti,
sé que de angustia y desesperación
se me colma la vida al pronunciarlo.

Di cómo tener tu nombre y no a ti,
cómo vivir sin poder respirar
negándoseme el aire hasta morir.

No amor, sin ti respiraré tu nombre
al nombrar aquello que más me duele
diciendo tu nombre hasta mi desnombre.