Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Estás que no estás, vagando,
diciendo cosas sin sentido.
Me preguntas, padre, mi nombre
y no recuerdas que soy tu hijo.
Y con cariño te respondo,
“el pequeño de tus mellizos”
Ocho hijos has tenido,
cuatro hermanos y sobrinos.
Muchos te hemos amado
y pocos te han olvidado.