Con la nube de tus besos
que llueven en mi rostro
como lágrimas de gozo,
«sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo».
Y brota nuestra común
canción llena de pájaros
en torno al surtidor de nuestro abrazo.